Palabras que pierden el acento ortográfico en la forma plural

Como el acento es la manera de indicarnos dónde tenemos que pronunciar la sílaba fuerte, hay muchas palabras agudas -sílaba tónica en la última posición- que al convertirlas al plural se convierten en llanas o graves y, al terminar en vocal, n, o s, ya no tienen acento. 

Ejemplo: jardín forma el plural jardines y, al ser llana o grave y terminar en s, ya no se acentúa.

Otros ejemplos son:

  • Jazmín – jazmines
  • Balcón – balcones
  • Alacrán – alacranes
  • Pensión – pensiones
  • Francés – franceses
  • Alemán – alemanes
  • Jardín – jardines  
  • Roscón – roscones
  • Camaleón – camaleones